LA IMPORTANCIA DE UNA CONSULTA CON UN NUTRICIONISTA

Un nutricionista es un  licenciado en biología o farmacia, especializado en nutrición humana, que puede formular dietas pero no hacer diagnósticos ni prescribir medicamentos. El papel de un nutricionista es muy importante para seguir una dieta variada y equilibrada.
Dentro de L-Nutra Italia, tenemos un equipo de nutricionistas: nuestro Equipo Científico. ¿Sabías que tienes la posibilidad de aprovechar una consulta gratuita con uno de nuestros nutricionistas? Nuestro Equipo Científico está siempre disponible para preguntas nutricionales y consejos sobre la Dieta que Imita el Ayuno.

Continúe leyendo este artículo para aprender más sobre la función del nutricionista.

 

¿Qué hace un nutricionista?

Las principales tareas de un nutricionista son educar a los consumidores a una dieta saludable y dar consejos para una nutrición adecuada y un estilo de vida saludable con el fin de promover el bienestar del individuo y mejorar su estado de salud. En primer lugar, el nutricionista comienza con un análisis de las necesidades nutricionales y energéticas del cliente.

¿Qué esperar de una consulta nutricional? Los nutricionistas también examinan los objetivos específicos que el individuo quiere conseguir: perder peso, obtener un mejor rendimiento en una disciplina deportiva, adaptarse a las recetas médicas (como en el caso de un diagnóstico de diabetes, obesidad, enfermedades metabólicas). Sobre la base de estos datos, un nutricionista desarrolla un plan nutricional personalizado.

Él/ ella también da información útil y consejos sobre la elección y el método de preparación de los alimentos permitidos en la dieta. Además, sigue el progreso del plan elaborado, evaluando sus efectos y haciendo los cambios necesarios para facilitar la consecución de los objetivos establecidos.

 

La presencia de alimentos saludables en una dieta diaria

Una dieta variada y equilibrada es la base de una vida saludable. De hecho, una dieta inadecuada, además de afectar el bienestar psicofísico, es uno de los principales factores de riesgo para la aparición de numerosas enfermedades crónicas. La alimentación saludable ayuda a prevenir y tratar muchas enfermedades crónicas como la obesidad y el sobrepeso, la hipertensión arterial, las enfermedades del sistema cardiovascular, las enfermedades metabólicas, la diabetes tipo 2.

Una dieta variada y equilibrada es una forma correcta de comer tanto cuantitativa como cualitativamente. La dieta equilibrada tiene como objetivo garantizar una cantidad adecuada de energía y nutrientes, evitando tanto las deficiencias nutricionales como los excesos (ambos perjudiciales). La dieta también debe ser variada. De esta manera, es más probable que todos los nutrientes que el organismo necesita serán tomados en las cantidades correctas.

Una dieta saludable es la que proporciona al cuerpo todos los nutrientes que necesita y en la proporción adecuada. Es importante seguir una dieta correcta en todos los grupos de edad: desde el nacimiento y la adolescencia para promover el crecimiento armonioso y el desarrollo correcto, hasta la tercera y cuarta edad para evitar la malnutrición, sobrepeso y obesidad que representan un factor de riesgo y agravan las patologías de los ancianos.

 

¿Qué dieta recomiendan los nutricionistas?

5 recomendaciones de un nutricionista para una dieta saludable son:

-Bajo nivel de azúcar. Por lo general, entra en el cuerpo humano rápidamente como la glucosa en la sangre, causando la entrega de insulina desde el páncreas. Si las reservas de glucógeno están llenas, la glucosa se convierte en grasa.

-Poca sal. Si consumiéramos la cantidad recomendada de sal, probablemente no habría ningún problema. Sin embargo, el problema está representado por el hecho de que, en general, se consume mucha más sal. Exceder con el consumo de sal predispone a la aparición de enfermedades cardiocerebrovasculares, patologías renales, osteoporosis y algunos tumores. Este daño al cuerpo está relacionado con un abuso de cloruro de sodio, una sustancia que, si es excesiva, puede conducir a la hipertensión arterial.

-Muchas fibras. Las fibras son sustancias fundamentales para el buen funcionamiento del intestino y para el bienestar de todo el organismo. Comer muchas fibras es bueno para la salud y no es difícil. Comerlas es útil para proteger el corazón, evitar la obesidad y reducir el riesgo de contraer cáncer de páncreas.

-Más legumbres. Las legumbres son ricas en fibras, carbohidratos y proteínas, por lo que desempeñan una importante función energética y nutricional. El consumo regular de legumbres se asocia con un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, obesidad, síndrome metabólico, diabetes y cáncer.

-Mucha agua. El agua potable ayuda a regenerar las células, prevenir la formación de arrugas y eliminar las toxinas y bacterias acumuladas: la piel será más brillante. Además, previene los dolores de cabeza: no todo el mundo sabe que la causa más común de los dolores de cabeza es la deshidratación, especialmente cuando el cuerpo está fatigado.

 

Contacte a nuestras nutricionistas para una consulta gratuita para determinar si ProLon® es seguro para usted. ¡Compra tu kit ProLon® ahora!