CÓMO REFORZAR EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

El sistema inmunológico es nuestro escudo natural contra la agresión externa. Es el conjunto de sofisticados mecanismos que defiende nuestro cuerpo del ataque de amenazas externas, como virus, bacterias u otras sustancias dañinas que podrían dañar nuestro cuerpo.

Vamos a descubrir a través de este artículo que es el sistema inmunológico, cómo funciona y las mejores maneras de reforzarlo.

¡Sigue leyendo!

 

¿Qué es el sistema inmunológico?

Nuestro organismo está equipado con un sistema de defensa eficiente contra agentes ajenos al organismo: este es el sistema inmunológico, compuesto por diferentes células, cada una con funciones específicas, y moléculas circulantes que trabajan juntas para reconocer y eliminar agentes extraños como bacterias, parásitos y virus, pero también células infectadas con patógenos y células cancerosas.

Nuestro sistema inmunológico está formado por diferentes células las cuales tienen funciones específicas. Nuestro sistema inmunológico está siempre alerta y listo para intervenir en caso de emergencia, poniendo en práctica las contramedidas necesarias para defender el organismo y mantenerlo sano.

Estos ataques son comunes en nuestra vida cotidiana. Cuando nuestro sistema inmunológico interviene rápidamente para luchar contra un “invasor” antes de que pueda propagarse, no sentimos ningún cambio. En cambio, cuando nuestras defensas no reconocen inmediatamente la naturaleza de éste, hay una serie de síntomas que indican que el cuerpo está tratando de hacer frente a la afección o infección.

 

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico tiene tres funciones principales:

-proteger al organismo contra los agentes patógenos (invasores externos que causan enfermedades);

-eliminar las células y tejidos dañados o muertos, así como los glóbulos rojos envejecidos;

-reconocer y extraer células anormales, como las células cancerosas (neoplásicas).

 

Se han identificado dos tipos de respuesta inmune interna:

-respuesta inmune innata: mecanismo de defensa general, presente desde el nacimiento, actúa rápidamente (en minutos o horas) e indiscriminadamente contra cualquier agente externo;

-respuesta inmune adquirida: se desarrolla lentamente después del primer encuentro con un patógeno específico (en días), y aprende para actuar más rápidamente contra futuras exposiciones.

Ahora veamos cómo reforzar el sistema inmunológico.

 

Cómo reforzar el sistema inmunológico

¿Cómo reforzar el sistema inmunológico? Es una buena pregunta. Mejorar el sistema inmunológico es una necesidad cuando está comprometido o debilitado por varios factores como lo son el estrés, enfermedades, el uso excesivo de antibióticos, frío, cambio de estación, nutrición inadecuada, falta de sueño y descanso, etc. En estos casos, se produce una bajada de defensas inmune y ello conlleva a una mayor susceptibilidad a las infecciones (enfermedades causadas por agentes infecciosos como bacterias, virus, hongos y parásitos).

Hoy en día, las principales causas del debilitamiento del sistema inmunológico son el estrés, algunas patologías concretas, el uso excesivo de antibióticos, factores ambientales (por ejemplo: frío, humedad, cambio de estación, exposición excesiva al sol, etc.), una alimentación inadecuada, la falta de sueño y descanso, el sedentarismo, la fatiga física y la edad avanzada.

 

¡No te lo pierdas! Recibe las últimas noticias y tendencias relacionadas con la nutrición, la salud y el bienestar

 

Cómo tener un sistema inmunológico fuerte

Según la opinión unánime de la comunidad científica y médica, la mejor manera de reforzar el sistema inmunológico es adoptar un estilo de vida saludable. Llevando un estilo de vida saludable, cualquier órgano, aparato y sistema del cuerpo humano – incluyendo el sistema inmunológico – funciona mejor y de manera más eficaz.

Seguir algunos principios básicos que proporcionan una combinación perfecta de hábitos virtuosos puede ayudarnos a entender cómo reforzar el sistema inmunológico.

Un estilo de vida saludable implica una dieta rica en frutas y verduras, hacer ejercicio regular, no fumar, no excederse con el uso del alcohol, mantener un control de peso adecuado y una presión arterial baja, dormir al menos 7-8 horas durante la noche, y mantener una higiene personal adecuada.

Vamos a profundizar en las reglas básicas sobre cómo reforzar el sistema inmunológico:

-Actividad física. Es importante saber practicar deporte de una forma segura para entender cómo reforzar el sistema inmunológico. El ejercicio físico ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico, pero es importante practicarlo de una manera moderada y equilibrada, ya que practicar ejercicio en exceso puede producir un efecto contrario por el estrés al que se somete el cuerpo, y, en consecuencia, experimentar un bajón inmunológico.

-Mantenimiento del peso corporal. Esto está estrechamente relacionado con una dieta equilibrada y el ejercicio físico regular;

-Limitación del consumo de alcohol. El abuso del alcohol perjudica gravemente la salud y tiene un efecto depresivo en el sistema inmunológico.

-No fumar. Entre los innumerables daños causados por el consumo de tabaco, se incluye el debilitamiento del sistema inmunológico;

– Dormir las horas recomendadas. Durante el sueño nocturno, nuestro cuerpo procesa las proteínas consumidas en nuestra dieta y las utiliza para combatir patógenos potenciales. La falta de sueño y descanso afecta negativamente a este propósito y nos volvemos más vulnerables a las infecciones;

-Mantener una presión arterial óptima;

-Cuidado de la higiene personal.

 

¿Y sobre la nutrición? Sigue leyendo para aprender sobre los alimentos beneficiosos para el sistema inmunológico.

 

Alimentos para el sistema inmunológico

El hábito de consumir frutas, verduras, granos enteros y yogur, asociado con la ingesta de prebióticos y probióticos (fermentos lácticos vivos), y el buen hábito de limitar la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas, son la base de una dieta correcta que es capaz de reforzar el sistema inmunológico.

Hay alimentos antiinflamatorios y antioxidantes que son particularmente protectores contra los estados febriles: algunos ejemplos son el ajo, el té verde sin azúcar, o especies como la cúrcuma y la canela que estimulan el sistema inmunológico y tienen efectos positivos en la salud en general.

De hecho, la resistencia a las infecciones (que pueden ser causadas por virus o bacterias) se puede mejorar proporcionando al cuerpo alimentos ricos en antioxidantes.

¿Has leído nuestro artículo sobre la importancia de los antioxidantes? ¡Lo encuentras aquí! (LINK)

Los antioxidantes son moléculas que ayudan a nuestro cuerpo a defenderse del ataque de agentes nocivos. Son capaces de prevenir o reparar el daño producido por los radicales libres.

Los alimentos antioxidantes más poderosos que pueden ayudar a reforzar el sistema inmunológico son kiwis, verduras de hoja verde como espinacas y achicoria, brócoli, col, piña, tomates, pimientos, aceites vegetales (cacahuetes, maíz, girasol, aceite virgen extra de oliva), zanahorias, avellanas, calabaza y perejil.

 

Si la corrección de hábitos alimenticios, el deporte, la limitación del consumo de alcohol, etc. no son suficientes para reforzar el sistema inmunológico, es posible utilizar algunos recursos que la naturaleza siempre ha ofrecido al ser humano: plantas medicinales con acción inmunoestimulante y adaptogénicas. Otra solución puede ser el uso de vitaminas para aumentar las defensas del sistema inmunológico.

 

Vitaminas para aumentar las defensas del sistema inmunológico

Hay vitaminas específicas útiles para reforzar el sistema inmunológico. ¿Conoces el poder antioxidante de la vitamina C que a la vez es útil para mejorar el sistema inmunológico?

Otra vitamina que se considera útil es la vitamina D. Es recomendable utilizar un suplemento de vitamina D en otoño, cuando hay poca luz solar. El cuerpo produce esta vitamina cuando exponemos nuestra piel directamente a luz solar, por ello en otoño e invierno tendemos a carecer de ella.

Por lo tanto, sería útil, siguiendo el consejo de tu médico, utilizar un suplemento de vitamina D y vitamina C en los periodos otoñales y de invierno, o incluso mejor aún, utilizar suplementos multivitamínicos en dosis bajas durante todo el año.

 

Como hemos visto, el bienestar del sistema inmunológico también depende de la dieta, el estilo de vida y la constitución individual. Cuídate y pon en práctica estos valiosos consejos sobre cómo reforzar el sistema inmunológico. ¿Te pareció interesante este artículo? ¡Déjanos tu opinión! 😊