DOLOR DE ESPALDA: SÍNTOMAS, CAUSAS, REMEDIOS

Lo llamamos «la enfermedad del siglo» porque, según los estudios realizados, no menos del 80% de la población sufrirá dolor de espalda en algún momento de sus vidas. El término dolor de espalda incluye numerosos problemas, como el dolor crónico de lumbago, ciática y hernia discal, todos con un elemento en común: el dolor se localiza en la columna vertebral.

Casi todas las personas pueden sufrir dolor de espalda, y eso interfiere negativamente en el trabajo, las actividades diarias o el tiempo libre.  El dolor de espalda puede ser causado por varias causas, como por ejemplo las malas posturas, estrés psicofísico o sobrepeso. Vamos a averiguar más de cerca los diferentes tipos, sus causas y remedios.

Sigue leyendo.

 

Tipos de dolor de espalda

El dolor de espalda se puede clasificar en tres grupos. Si el dolor se localiza en la parte superior de la espalda o en las cervicales, en términos médicos se le denomina cervicalgia. Si el dolor se localiza en la parte baja de la espalda, alrededor de las vértebras lumbares, se llama lumbago. Si el dolor se localiza en la parte central de la espalda, alrededor de las vértebras torácicas, se llama dorsalgia.

  • Cervicalgia (dolor de en las cervicales) es un dolor que afecta a la columna cervical que generalmente pasa en unos pocos días y a menudo se asocia con una postura incorrecta o estrés.
  • El dolor lumbar afecta a la parte baja de la espalda y puede dificultar incluso los movimientos más pequeños. A menudo es causado por movimientos bruscos o prolongados o por permanecer en la misma posición durante demasiado tiempo. Es el dolor más común de espalda.
  • Dorsalgia es el dolor que afecta la parte central de la espalda hasta la base del cuello, alrededor de las vértebras torácicas. La columna torácica, que actúa como estructura de soporte para la caja torácica, está compuesta por vértebras menos móviles y cualquier problema en esta área puede causar dolor y/o una sensación de rigidez o limitación en el movimiento.

 

Causas del dolor de espalda

El dolor de espalda suele ser el resultado de múltiples causas, a veces unidas entre sí. Puede deberse a:

  • una postura incorrecta durante mucho tiempo;
  • demasiada tensión muscular debido al estrés psicofísico;
  • un problema relacionado con las consecuencias del sobrepeso y el sedentarismo;
  • frío, humedad, desgarros musculares, esfuerzos excesivos.

El diagnóstico de dolor de espalda es siempre clínico y requiere un diagnóstico médico preciso que puede ser respaldado por exámenes de radiografía y diagnósticos de imágen (rayos X, RMN y TC). El médico indicará el tratamiento terapéutico más adecuado: fisioterapia (como láser, máquinas TECAR, ultrasonido, etc.), terapia de rehabilitación motora individual, masajes terapéuticos, manipulaciones vertebrales, terapias manuales con movilizaciones vertebrales, infiltraciones, gimnasia terapéutica.

¡No te lo pierdas! Recibe las últimas noticias y tendencias relacionadas con la nutrición, la salud y el bienestar

Cómo aliviar el dolor de espalda

Para evitar el dolor de espalda es necesario realizar y mantener posturas correctas. Sólo una actitud postural correcta permite distribuir el peso del cuerpo de manera más uniforme, evitando el estiramiento de los músculos. Si estás de pie, debes mantener la cabeza alta, con los ojos mirando al frente, no hacia el suelo. De esta manera, el cuello está firme y erguido y el peso de la cabeza está bien distribuido por toda la columna.

Sentarse incorrectamente puede causar dolor de espalda. El escritorio o mesa de trabajo no debe ser demasiado alto o demasiado bajo, para no forzar la inclinación hacia adelante o hacia atrás. La silla debe ser ajustable en altura, para permitir que los pies reposen cómodamente en el suelo, y debe tener un respaldo ligeramente curvado a la altura de la zona lumbar.

En caso de sobrepeso, es útil tratar de perder los kilos de más a través de la actividad física, así como con la nutrición adecuada. Una dieta natural mejora la capacidad del proceso de curación del propio organismo. Debes dar prioridad a alimentos como los granos integrales, legumbres, pescado, semillas oleaginosas, verduras y frutas de temporada, ante los alimentos no naturales, como los alimentos envasados, bebidas azucaradas y cualquier otro alimento que contenga aditivos.

 

Ejercicios para el dolor de espalda

Es esencial evitar la inactividad prolongada y mantener un nivel mínimo de actividad física. La natación, por ejemplo, se recomienda especialmente para la espalda, pero también se recomiendan actividades como el Yoga o Pilates, que fortalecen el centro de gravedad y mejoran el estiramiento.

Los estiramientos son extremadamente importantes para prevenir el dolor de espalda. Es aconsejable hacer ejercicios que fortalezcan la parte superior de la espalda, como las prensas, y mejorar la flexibilidad de la columna vertebral con ejercicios que implican curvar y relajar la espalda, como la posición a cuatro patas.

Con respecto a los estiramientos para el dolor de espalda, sugerimos dos ejercicios simples que debes realizar con delicadeza y precisión:

  • Primer ejercicio. Estírate en el suelo boca arriba. Pon tus rodillas contra el pecho (flexionando las piernas), acércalas lo más que puedas con la ayuda de tus brazos. Mantén la posición durante 20 segundos y luego relájate durante algunos segundos. Repetir dos veces más.
  • Segundo ejercicio: En el suelo a cuatro patas (de rodillas, coloca las manos hacia adelante, apoyándolas en el suelo a la altura de los hombros). Exhala doblando la columna vertebral hacia arriba hasta que los pulmones estén completamente vacíos. Inspira y vuelve lentamente a la posición inicial manteniendo la espalda completamente recta como una tabla. Repetir 5 veces.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Coméntanos y compártelo con tus amigos! :)