Disminuir las calorías en la dieta retrasa el envejecimiento

Retrasar el envejecimiento reduciendo las calorías.

Un nuevo estudio muestra que  reducir las calorías que se toman diariamente en un 15%, a largo plazo, puede disminuir el metabolismo y retrasar el envejecimiento. Sin embargo, esto puede llevar a un aumento de peso mayor que el que se pierde durante la dieta una vez que regrese al consumo normal calórico, enfatizando tanto los beneficios como los problemas asociados con la restricción calórica crónica. La investigación científica fue parte del  ensayo multicéntrico  CALERIE (Evaluación integral de los efectos a largo plazo de la reducción de la ingesta de energía), patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. El ensayo controlado aleatorio probó los efectos de la restricción calórica de dos años sobre el metabolismo en más de 200 adultos sanos y no obesos. Los resultados del estudio indican que la restricción calórica puede prolongar la vida y mejorar la salud en la vejez.

La intención del ensayo clínico.

Con este estudio queremos resaltar que una dieta baja en calorías, así como los protocolos que imitan los efectos biológicos de una dieta restringida, mejoran el estado general de salud incluso en las personas mayores, y prolongan la vida. En el pasado, se realizaron estudios en animales de corta vida (como gusanos, moscas y ratones), en los que se demostró que las restricciones calóricas desaceleran el metabolismo y prolongan la vida útil. El estudio CALERIE es el primero que se ha llevado esto a cabo en humanos, quienes viven más tiempo. «El estudio CALERIE fue importante para abordar la cuestión de si se puede cambiar el ritmo de envejecimiento en los seres humanos. Este nuevo estudio verifica la evidencia más sólida que hemos tenido hasta la fecha de que todo lo que hemos aprendido sobre otros animales se puede aplicar a nosotros mismos», dice Rozalyn Anderson, quien estudia el envejecimiento en la Universidad de Wisconsin en Madison.

Las publicaciones y los resultados.

Publicado en Cell Metabolism, el estudio CALERIE examinó a  53 individuos, entre 21 a 50 años de edad, inscritos en el Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Baton Rouge, Luisiana. La estructura alberga cuatro cámaras metabólicas de vanguardia, de las aproximadamente veinte existentes en el mundo. Habitaciones selladas, aparentemente pequeñas que miden, minuto a minuto, la cantidad de oxígeno consumido por los ocupantes y la cantidad de dióxido de carbono emitido. Esto le permite controlar, con gran precisión, cómo se utiliza la energía. La relación entre el oxígeno y el dióxido de carbono, combinada con el análisis de nitrógeno en la orina, indica si el ocupante está quemando carbohidratos, grasas o proteínas. Los participantes fueron aleatorizados y colocados en dos grupos. Un grupo de estudio de 34 individuos que redujo la ingesta calórica diaria en aproximadamente un 15% y un grupo de control de 19 individuos que continuaron con sus hábitos alimenticios. Al final de cada año durante dos años, todos los participantes se sometieron a varias pruebas sobre el metabolismo general y los marcadores biológicos del envejecimiento (incluyendo el daño asociado con los radicales libres de oxígeno liberados durante el metabolismo). Los investigadores encontraron que los participantes en el grupo de estudio durante el sueño usaron la energía de manera mucho más eficiente que los del grupo de control. La disminución en su tasa metabólica basal fue mayor de lo esperado debido a la pérdida de peso. Todas las demás mediciones clínicas estuvieron en línea con una tasa metabólica reducida e indicaron una reducción en el daño debido al envejecimiento.