Mente joven y lúcida también para la tercera edad: el secreto está en las verduras.

Al principio todo eran verduras

Brócoli, col, col rizada, brotes de Bruselas, nabos, acelgas, espinacas, achicoria, achicoria roja (radicchio), endibia, berro, rúcula, lechuga, y también pepino y espárragos. Todas las verduras de hoja verde nos mantienen siempre jóvenes.

Esto se demuestra mediante un estudio realizado por el Rush University Medical Center de Chicago y publicado por la revista científica Neurology. La investigación ha demostrado que si consumimos al menos una poción de verduras de hoja verde al día, nuestro cerebro se rejuvenece a 11 años.

De hecho, al consumir la cantidad correcta de verduras todos los días, disminuimos el riesgo de deterioro cognitivo y mantenemos una mente lúcida por más tiempo a medida que envejecemos. Otro equipo de investigadores de la Universidad de Illinois llegó a las mismas conclusiones. En este caso, el estudio se centró en la luteína, una sustancia natural con propiedades antioxidantes, que se encuentran en las verduras de hoja verde, y otros alimentos como los huevos y los aguacates.

Investigación y estudios científicos.

El equipo de investigación de la Universidad de Chicago, dirigido por la Dra. Martha Clare Morris, supervisó a un grupo de ancianos, de 81 años de edad, con buena salud y sin signos de deterioro cognitivo. El seguimiento de esta muestra de personas se realizó durante un período de tiempo desde un mínimo de 4,7 años hasta un máximo de 10 años.

Los participantes de esta encuesta científica respondieron, periódicamente, a un cuestionario que se refería a los hábitos dietéticos de cada uno de ellos. El enfoque del cuestionario se centró en el consumo diario  de verduras de hoja verde, especialmente el repollo, la espinaca y la lechuga. En relación con esto, los participantes se dividieron en 5 grupos diferentes: desde aquellos que comieron mayor cantidad de vegetales que el resto (con un promedio de 1.3 porciones al día) hasta aquellos que no consumieron casi ninguno (es decir, 0.1 raciones al día).

Cada participante fue sometido una vez al año a pruebas cognitivas y de memoria,  durante la duración del estudio. Los resultados finales indicaron que los ancianos que comían al menos uno de los tres tipos de vegetales de hoja verde todos los días, tenían un cerebro 11 años más joven que el grupo de ancianos que consumían muy pocos.

Nutrientes y sus propiedades beneficiosas.

Los nutrientes presentes en los vegetales crucíferos y otros vegetales de color verde son útiles para prevenir la pérdida de memoria y la demencia senil, así como todos los aspectos relacionados con el envejecimiento cerebral.

En particular, el mérito sería de dos sustancias: luteína y folato. Estas sustancias nutritivas, presentes en los vegetales de hojas verdes, protegen al cerebro de alteraciones dañinas, como la inflamación y el estrés oxidativo.

El papel de la luteína, se ha investigado a través de otro estudio relacionado con el deterioro cognitivo, llevado a cabo en la Universidad de Illinois, por un equipo dirigido por la Dra. Anne Walk y publicado en la revista científica Frontiers en Neurociencia del envejecimiento. En este caso, la muestra consistió en 60 adultos de 25 a 45 años. Esta elección fue motivada por el hecho de que los primeros síntomas de deterioro cognitivo se pueden registrar antes de lo esperado, incluso alrededor de 30 años. En este estudio, los participantes de mediana edad con altos niveles de luteína proporcionaron respuestas neurológicas comparables, si no mayores, a las de los más jóvenes.

Esta es la razón por la cual una dieta equilibrada y saludable, rica en vegetales de hojas verdes, es un requisito previo para el bienestar de nuestro cerebro a largo plazo.

 

Autora:

Corinna Montana Lampo