RECETAS PARA EL OTOÑO

RECETAS PARA EL OTOÑO

 

Consejos para cocinar con una olla de cocción lenta

A medida que la temporada de verano va terminando, hay dos cosas que con casi toda seguridad están garantizadas: un clima más fresco y menos tiempo para disfrutar. La mejor manera de conciliar la vida personal con la profesional es preparar las comidas el día anterior o bien por la mañana.

Tal y como hemos mencionado en anteriores blogs, la cocción lenta es una de las mejores herramientas que podemos tener en casa.

A continuación, os dejamos algunos consejos y una receta para que empieces tu nueva aventura con la cocción lenta. ¿Qué hacer y qué no podemos hacer?

  • Coloca los ingredientes de manera firme y haz que la capa de alimentos sea óptima. El objetivo de la cocción lenta es ahorrarnos el tener que estas removiendo los productos y estar pendiente del estado de cocción. Las verduras de raíz deberán estar en la parte inferior para que se cocinen bien y absorban todo su sabor.
  • No cubras la olla de cocción lenta, ya que está sellada y no habrá ninguna evaporación de agua. Además, los ingredientes desprenden agua mientras se cocinan. Si llenas en exceso la olla puede que obtengas una textura no deseada o incluso que los sabores se diluyan. Lo ideal es que rellenes tu olla de cocción lenta hasta la mitad aproximadamente.
  • Añade sabor. Hay varias maneras de conseguirlo. Si estás incluyendo una proteína animal como el pollo te animamos a dorar la carne antes de añadir otros ingredientes. También puedes añadir hierbas frescas o zumos de cítricos, aún así mejor añadirlos cuando la cocción esté apunto de terminar porque puede causar que los sabores delicados de los alimentosse pierdan.
  • No quites la tapa. Por mucho que sea bueno quitar la tapa y oler la deliciosa comida que has hecho, no te dejes llevar por la tentación hasta que se acabe la cocción. Cada vez que retiras la tapa de una olla de cocción lenta pierde el ritmo de cocción, lo que significa que necesitarás más tiempo para cocinar. Sólo levanta la tapa si tienes que añadir más ingredientes.
  • No olvides de organizarte como mejor te resulte. Si una receta presenta dos opciones para los tiempos de cocción y la temperatura (por ejemplo, 8 horas en baja o 4 horas en alta), es posible que no sepas cuál es la mejor. Ambas opciones darán un resultado genial. Lo que sí que es cierto que las cocciones más largas producen más sabor.

Receta - Pollo con curry y calabaza 

Tiempo de preparación: 10 minutos | Tiempo de cocción: 8 horas | Porciones: 6

Ingredientes:

  • 1,14 onzas de leche de coco.
  • 2 cucharadas de curry rojo tailandés.
  • 1 cucharada de caldo de pescado.
  • 1 cucharada de Tamari.
  • 1 cucharada de jarabe de arce (o edulcorante de tu elección).
  • 4 tazas de calabaza en cortada en cubos.
  • 1 kilo de pechuga de pollo, deshuesada y sin piel.
  • ½ cucharadita de sal.
  • ½ cucharadita de pimienta.
  • 1 pimiento rojo, cortado en rodajas.
  • 3 tazas de espinacas.
  • 1 lima, en zumo.
  • ¼ copa Cilantro picado.

Paso a paso:

  1. En el tazón de tu olla de cocción lenta, mezcla la leche de coco, la pasta de curry, el caldo de pescado, el tamari y el jarabe de arce.
  2. Añade la calabaza y el pollo a la olla de cocción lenta, casi completamente sumergidos en el líquido.
  3. Cocina a fuego lento durante 8 horas o a fuego alto durante 4 horas.
  4. Cambia el ritmo de cocción, de lenta a modo alto si todavía no lo has hecho y añade el pollo a un bol. Sazona el caldo con sal y pimienta. Usa una cuchara resistente para remover y chafar suavemente la tierna calabaza.
  5. Con dos tenedores, desmenuza el pollo y devuélvelo a la olla junto con los pimientos. Cubre y cocina el curry por 30 minutos más.
  6. Decora con zumo de limón y cilantro. ¡A disfrutar!

Consejos:

  • Esta receta la puedes usar como base, pero puedes modificar su sabor. Lo único que deberás hacer es mantener la cantidad de líquido e intentar cambiar los sabores del curry por una salsa de inspiración italiana o bien asiática.
  • También puedes cambiar las verduras y las proteínas. Puedes añadir trozos de carne y tubérculos, pero deben añadirse al principio para que se cocinen bien. No olvides que las verduras más suaves y los sabores más delicados como los cítricos y las hierbas frescas deben añadirse al final.

Receta: Manzanas rellenas al horno

A medida que el clima se enfría, ¿hay algo mejor que un postre caliente? Estas manzanas rellenas son un toque divertido que sustituye al clásico pastel de manzana y son mucho más fáciles de cocinar. Si quieres aprender a hacer este delicioso postre, ¡sigue leyendo!

Tiempo de preparación: 20 minutos | Tiempo de cocción: 30 minutos | Porciones: 4

Ingredientes:

  • 1 taza de avena enrollada.
  • ¼ taza de azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de canela.
  • ½  cucharadita de nuez moscada.
  • ¼ cucharadita de clavo molido.
  • ¼ cucharadita de sal.
  • 3 cucharadas de mantequilla derretida.
  • 4 manzanas.

Paso a paso:

  1. Precalienta el horno a 180º
  2. Mezcla la avena, el azúcar moreno, la canela, la nuez moscada, el clavo molido, la sal y la mantequilla. 
  3. Haz un agujero en el centro de la manzana y extrae el sobrante.
  4. Rellena las manzanas con la mezcla de avena y colócalas en la bandeja para hornear.
  5. Hornea hasta que las manzanas estén suaves y el relleno esté burbujeante, unos 30 minutos.
  6. ¡A comer!

RECETAS PARA EL OTOÑO


Dejar un comentario